Menu de navegação

Ir para o conteúdo Ir para o mapa do site
Conteúdo da página

“A la Universidad de Buenos Aires le debo todo lo que tengo”

“A la Universidad de Buenos Aires le debo todo lo que tengo”

22 de julho de 2021

Argentina

Ciência

Tras conocerse los ganadores del Premio Charreau, Marta Irene Litter (Argentina) y el ingeniero Juan de Dios Ortúzar (Chile). Entrevistamos a Marta Irene científica y química de amplia trayectoria para conocer más a esta inspiradora mujer, pionera en su trabajo, en la cooperación y trabajo en conjunto pieza fundamental para este premio.

Litter forma parte de la primera generación de mujeres egresadas del Colegio Nacional Buenos Aires (en sus inicios la institución estaba destinada a varones) uno de los colegios más emblemáticos de Argentina, y egresada de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Química de muy amplia y destacada trayectoria, docente tanto en Argentina como en otros países iberoamericanos (Venezuela, México, Brasil), y formadora de numerosos investigadores. Entre sus temáticas se encuentran los estudios cinéticos y mecanísticos de transformación de especies químicas en agua y aire por procesos avanzados térmicos y fotoquímicos (incluyendo ultrasonido), el empleo de nanopartículas de hierro y la combinación con procesos biológicos y sonoFenton sólido.

Es una distinción que me honra, sobre todo por la figura del Doctor Charreau que ha hecho muchísimo por la ciencia en Argentina y el mundo. Yo he sido una de sus admiradoras. Haber sido seleccionada entre los 23 participantes de toda Latinoamérica es un honor, resaltó Litter.

Durante la conversación Litter recordó su carrera académica y reflexionó sobre el rol de Madame Curie para las mujeres en la ciencia -Soy científica de nacimiento, de chiquita era admiradora de Madame Curie y todas esas mujeres precursoras que siguieron su rumbo. Admiro todo lo que Curie logró en Europa en esa época. Todo lo que ella tuvo que luchar para que se apreciara su trabajo, capacidad y sobre todo su dedicación-

Su vida estuvo siempre rodeada de ciencias desde muy pequeña en su casa se respiraba todo lo que tuviera que ver con investigación. Yo soy científica de alma en mi casa me inculcaron desde chica todo lo referido a cultura y ciencia eso lo tuve a mi favor. Mi padre era un farmacólogo muy conocido, mi madre era bioquímica, pero trabajaba menos por la época, obviamente.

El ingreso a la universidad no fue sencillo para ella, tuvo que luchar con los mandamos de la época para hacerse camino dentro de un mundo que todavía veía a las mujeres como personas asignadas al hogar. Cuando me recibí, incluso antes ya me había topado con ciertas cosas por el hecho de ser mujer. (En referencia al impedimento de las mujeres para ingresar a una educación superior). “Marta lo que usted tiene que hacer es casarse y tener hijos”

Después cuando logró recibirse y elegir la orientación Litter se encontró con otro impedimento, Quería seguir la orientación industrial y me preguntaron, Marta usted va a trabajar con todos hombres, con obreros, con empleados, como diciendo usted no puede. Finalmente decidí seguir la orientación orgánica, donde luego realicé mi tesis doctoral. Luego me fui desarrollando, tuve la beca del CONICET para hacer el doctorado.

Marta resalta el lugar que ocupa en su vida y en su carrera la Universidad de Buenos Aires, Yo fui a la facultad de Ciencia exactas y naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), soy de la primera camada de mujeres del Nacional Buenos Aires, lo cual me llena de orgullo. Le debo a la Universidad pública, todo lo que tengo

La familia de Marta se exilió durante la última dictadura militar argentina en varios países, pero gracias a su formación en la Universidad de Buenos Aires y el Colegio Nacional Buenos pudo seguir trabajando. Pasé varios años afuera, Venezuela, México y EEUU, volví al país en 1984 ya con la Democracia. Siempre extrañé mucho mi país, pude trabajar en el exilio de muchas cosas, gracias a la formación que tenia de la UBA, por eso agradezco tanto, a mí me daban un tema y yo era capaz de trabajarlo con tranquilidad, conferencias, clases, por el conocimiento básico que tenia de la facultad y el Nacional Buenos Aires, no hacía falta hacer un curso de ciencias.

Cuando volví al país, ingresé a la comisión nacional de Energía Atómica. Además, trabajé en Polímeros, en química inorgánica, en CONICET ingresé hasta llegar a Investigadora Superior. Ahora soy investigadora superior ad honorem, y tengo un cargo de Consultora en la UNSAM. Universidad de San Martin, trabajo siempre con físico química ambiental. Donde aplico mis conocimientos al tratamiento de agua, aire y suelo.

Consultada por la nueva ley de educación ambiental Marta, nos deja su punto de vista sobre la misma y sobre lo que ella considera eje fundamental de cualquier problema medioambiental.

Primero hay un principio, en América latina la peor contaminación es la de la pobreza. Muchos de los problemas ambientales podrían resolverse si las personas con menos recursos pudieran acceder, por ejemplo, a agua buena, agua de calidad. O simplemente acceder al agua que es escasa en muchos casos. Para eso, nosotros somos promotores de métodos de remoción de contaminantes en agua.

Ley de educación ambiental estoy absolutamente de acuerdo, una de las cosas que tienen las leyes son su posterior aplicación y reglamentación, entonces hay que ver luego de sancionada como se maneja.

El arsénico es una de las especialidades de Litter y uno de los temas de contaminación que más le preocupan, trabajo mucho lo que es la difusión de lo que es el problema del arsénico. Que es gravísimo en Argentina y que no se conoce o se ignora, expresó.

El arsénico es un contaminante que está presente en forma natural, en las aguas de posos que es de la cuales la gente toma. La gente toma agua de poso en muchas partes del país. Argentina ocupa el tercer lugar de población afectada en el mundo. Yo trabajo mucho con este problema, en América latina se hace poco en general. Se hace mucho en Asia, en Europa. Para mi tiene que ser una política de Estado.

Yo trabajo en algo llamado tecnologías avanzadas en oxidación reducción, que usan luz, es decir, son fotoquímicas, puede usar luz solar, lo cual es muy económico. Y últimamente me estoy dedicando a las nanopartículas, sobre todo a las nanopartículas de hierro que son muy importantes y efectivas para contaminantes por ejemplo de metales pesados o de arsénico.

Para finalizar a modo de reflexión y recorrido de esta charla Litter hace referencia a la cooperación, uno de los puntos focales del premio otorgado y además deja un mensaje para los jóvenes para que se involucren en tema medioambientales. Este premio es un premio a la cooperación científico tecnológico. El mensaje es sobre todo para los jóvenes, que yo sé que están preocupados por la parte ambiental que se sigan preocupando por el ambiente, pero de manera correcta, sin causar miedo. Pero sobre todo defendiendo la limpieza de la tierra.

Rodapé
As cookies ajudam-nos a oferecer os nossos serviços. Ao utilizar os nossos serviços, aceita o uso de cookies. Mais informações