Menú de navegación

Saltar al contenido Saltar al mapa del sitio
Contenido de la página

Efectos en la Educación Iberoamericana: un año después de la COVID-19

Efectos en la Educación Iberoamericana: un año después de la COVID-19

La declaración de la pandemia por COVID-19 en marzo de 2020 y la consecuente interrupción de la actividad escolar presencial alteró, como no podía ser de otro modo, el programa de trabajo de una organización como la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), que se ha caracterizado en estos 72 años por trabajar de manera continuada a favor de la educación en Iberoamérica.

Durante estos meses hemos sido testigos directos de la preocupación con la que los ministros de Educación de nuestra región, con los que hemos tenido un contacto frecuente y muy intenso, a veces casi diario, han afrontado esta situación sin precedentes. Todos ellos han dedicado sus mejores esfuerzos a poner en marcha estrategias con el propósito de tratar de dar continuidad educativa a los millones de niños y jóvenes iberoamericanos cuya educación presencial se vio interrumpida. Desde la OEI hemos puesto a su disposición todo tipo de recursos, contenidos educativos y cursos de formación para apoyarles en este importante cometido.

Además, gracias al apoyo de entidades socias, desde la OEI hemos lanzando sucesivas convocatorias de becas para formar en metodología de educación virtual a maestros y profesores de todas las etapas educativas. Es una línea en la que seguimos trabajando ya que la demanda siempre excede la oferta, y esto es una muestra irrefutable del compromiso de nuestros docentes. Quiero aprovechar estas palabras para dedicarles un sincero reconocimiento, porque la inmensa mayoría de ellos han demostrado su profesionalidad, dedicación y entrega hacia sus alumnos en circunstancias a veces ciertamente complicadas y, con frecuencia, sin los recursos necesarios. En este informe se dan algunos ejemplos, pero para los que conocemos bien Iberoamérica sabemos que lamentablemente abundan zonas remotas y marginales como el Maipu o la sierra de Tarahumara, cuyos estudiantes son los que se están viendo más afectados por el cierre de los centros educativos.

Pie de página
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información