Menú de navegación

Saltar al contenido Saltar al mapa del sitio
Contenido de la página

Educación

Institutos y Programas

Instituto Iberoamericano de Primera Infancia

BUEN TRATO CON LA NIÑEZ

.

   

En el Instituto Iberoamericano de Primera Infancia, IIPI, de la OEI, tenemos como misión generar espacios de cooperación entre los países miembros en el campo de la educación, la ciencia, y la cultura. Nuestro compromiso está puesto en la búsqueda constante de mecanismos eficientes de incentivo para el desarrollo integral de la primera infancia en un contexto de consolidación de prácticas democráticas e integración regional.

La campaña “Date Tiempo para el Buen Trato con la Niñez” busca generar una invitación a reflexionar a la comunidad iberoamericana sobre cómo los adultos nos estamos relacionando en el cotidiano con niños y niñas.

Durante nuestro trabajo advertimos sobre la necesidad que existe hoy de potenciar la educación hacia nuestras comunidades sobre el significado del concepto buen trato. En el mundo hay una gran demanda de campañas de denuncia contra prácticas de violencia y maltrato hacia la niñez. Sin embargo con este trabajo quisimos llenar un vacío.

Nos propusimos desarrollar una campaña cuyo foco estuviera en generar una perspectiva positiva sobre el buen trato en la interacción entre adultos y niños y niñas. Consideramos que es importante masificar la idea de que el concepto de buen trato no se agota en la ausencia de maltrato, y que sobre todo requiere una actitud activa por parte de los adultos. Buen trato es un tipo de interacción ética y constructiva y positiva, que favorece el desarrollo de una sana autoestima, el de una educación pertinente y constructiva, el cuidado, el orgullo por la identidad y la preocupación por el desarrollo integral de la primera infancia.

Los niños y niñas deben recibir atención adecuada a sus necesidades fisiológicas, afectivas, cognitivas, sociales y de pertenencia. El “Buen Trato” está conformado por todas aquellas actitudes que con profundo respeto a la dignidad de los niños y niñas atienden y satisfacen adecuadamente sus necesidades de cuidado, afecto, protección y educación, asegurando el desarrollo integral de sus potencialidades, con un adecuado ejercicio de la jerarquía y el poder.

Esta campaña es una invitación a hacernos cargo. Sentirnos responsables, pero sobre todo es una invitación a parar un poco, a detener por un instante nuestros frenéticos estilos de vida contemporáneos para darnos tiempo en atender a las necesidades de quienes más nos necesitan. Y dedicarles atención activa y de calidad a los niños y niñas que nos rodean.

¡Date Tiempo para el Buen Trato con la Niñez!

 
 

Cuidado y Protección

 

Autoestima

       
 

Educación 

 

Autonomía

 

PUBLICACIONES Y ENTREVISTAS

 

Impacto de la pandemia sobre los derechos de la niñez

Análisis de Save the Children y UNICEF, Comunicado e Informe de UNICEF
 

 

Entrevista a Soledad Larraín

Situación actual en la Protección y Promoción de los Derechos.
 

 

Entrevista a Lizeth Orozco

Buen Trato y Salud Emocional en Pandemia
 

 
     

 

 

 

   

Impacto de la pandemia sobre los derechos de la niñez

 
 

Considerando proyecciones económicas del FMI y el Banco Mundial, un análisis de Save the Children y UNICEF (1) estima que en los países de ingresos bajos y medios la pobreza podría aumentar en un 15% antes de fin de año, y en el caso de América Latina y el Caribe esa cifra podría alcanzar un 22%. “La pandemia del coronavirus ha desencadenado una crisis socioeconómica sin precedentes que está agotando los recursos de las familias de todo el mundo”, afirmó Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF.

Según cifras de la UNESCO más de 1.500 millones de estudiantes dejaron de asistir a clases producto del COVID 19 provocando una serie de graves amenazas para los derechos de los niños y niñas. El Informe Derechos de la Niñez y Covid-19 de Human Rights Watch alerta sobre el riesgo de que aumenten de froma signiticativa los índices de trabajo infantil, explotación sexual y embarazo adolescente.

La imposibilidad de asistir a clases presenciales debido a la pandemia, es también una amenaza real para la salud y la protección nutricional de la niñez. El sistema educativo es el lugar donde muchos niños y niñas en situación de vulnerabilidad social tienen acceso a los alimentos básicos que le permiten asegurar una alimentación adecuada para su desarrollo. Del mismo modo, hay que agregar que el derecho a la educación se ve perjudicado en aquellos territorios lejanos a las grandes urbes, en que el acceso a internet dista mucho de ser universal, por lo que también las brechas educativas ese encuentran aumentando.

El estrés producido por el aislamiento, el confinamiento, la falta de empleo y el aumento de la vulnerabilidad son un espacio propicio para aumentar el maltrato al interior del hogar, ello en tanto. La exposición a la violencia durante la primera infancia afecta de manera muchas veces irremediable el desarrollo del cerebro de niños y niñas, condenando a las víctimas a un menor rendimiento escolar en el futuro, menores ingresos durante la adultez y mayores tasas de ansiedad y depresión.

Por otra parte, el aumento de muertes de padres, madres y cuidadores, debido al coronavirus, dejará a muchos niños y niñas en estado de orfandad con todas las vulnerabilidades que esto significa. Y a su vez muchos niños y niñas mayores, abandonarán la escuela para tratar de dar sustento a sus hermanos menores.

Estas son solo algunas de las amenazas al ejercicio de los derechos de la niñez cuyos índices empeoran producto de la Pandemia del Covid 19 (2). El futuro de todos y todas está en juego. Los estados tienen la responsabilidad de aprender de la pandemia y mejorar su preparación e institucionalidad para brindar protección y cuidado a la primera infancia. Debemos abogar con decisión por masificar el buen trato y el fortalecimiento de los sistemas de atención a la niñez.

COMUNICADO DE UNICEF                   INFORME UNICEF COVID-19

< VOLVER

 

 
   

Entrevista a Soledad Larraín: Situación actual en la Protección y Promoción de los Derechos

 
 

Soledad Larraín es chilena, psicóloga, terapeuta familiar, magíster en psicología clínica, estudios avanzados de pareja y familia. Ha sido consultora de UNICEF en el área de protección, investigadora en temas de violencia de género y maltrato infantil, polivictimización y políticas de protección de derechos. Actualmente trabaja como investigadora en el Centro Iberoamericano de Derechos del Niño, CIDENI.

¿Cuál es la situación actual de Latinoamérica en la protección y promoción de los derechos de la niñez? ¿En la región se ven avances interesantes en la promoción del buen trato o estamos estancados?

Partir de la ratificación de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) en la década del 90 en todos los países de la región, ha habido avances en las diferentes áreas partiendo por la legislación, en donde la mayoría de los países a la fecha cuentan con códigos de la niñez y un sistema de garantías. Lamentablemente Chile aún no cuenta con esta ley, que lleva más de 5 años de discusión en el congreso. Se ha implementado en la mayoría de los países también una nueva institucionalidad, para responder a los cambios legislativos realizados, se ha avanzado en la participación de niños y niñas y se han creado instituciones relevantes como las defensorías de la niñez. Ha aumentado la inversión en primera infancia, se ha fortalecido una política hacia este grupo etario y el tema de la erradicación de la violencia y el maltrato ha sido parte de las agendas programáticas en la mayoría de los países.

Sin embargo, aún existe un número importante de niños y niñas en instituciones, privados de su medio familiar, especialmente grave es la cantidad de niños menores de 3 años que están en instituciones en países como Chile, Argentina, Colombia y otros. También continúa siendo importante el número de adolescentes en centros privativos de libertad, no solo cumpliendo condena, sino en prisión preventiva. Los niveles de violencia tanto en el espacio familiar como en el contexto comunitario y social muestran cifras muy altas y todavía prevalecen ciertas creencias que son tolerantes con el ejercicio de la violencia contra los niños y niñas como una forma de crianza o educación. No obstante, ya existen varios países de la región que explícitamente tienen leyes que prohíben toda forma de castigo corporal.

En general, se podría afirmar que hay avances en políticas orientadas a la protección de derechos, sin embargo, aún son muy incipientes los esfuerzos dirigidos a la promoción de derechos y especialmente a la promoción de la participación de niños, niñas y adolescentes en la generación de políticas públicas que les atañen directamente. Aún no hay prácticas sistemáticas de escuchar la voz de los niños y niñas ya sea en las instituciones (tribunales, escuelas) o en instancias donde se generan leyes y políticas (Parlamento, ejecutivo).

 

 
 

¿Cuál es la principal limitación en la región para erradicar la vulneración de derechos de la infancia?

Los altos niveles de pobreza que afectan a la población y especialmente a los niños y niñas. Esto significa que hay brechas importantes en la garantía de los derechos sociales y económicos, lo que se ha hecho evidente en la crisis generada por el COVID. En Chile, al igual que otros países de la región, esta crisis ha desnudado la precariedad en habitación, seguridad social, escolaridad, salud que afecta a la población de menores recursos y especialmente a niños y niñas. Por ejemplo, la respuesta de los sistemas educativos de implementar la educación a distancia, dejó al descubierto la brecha digital existente es al interior de muchos países de la región.

¿Qué programas o enfoques han resultado ser los más eficaces para aumentar la protección de la niñez?

En el ámbito de la protección especial se han implementado programas a nivel de la región que han avanzado en prevenir la institucionalización y en favorecer que los niños y niñas se desarrollen en contextos familiares, como son los programas de Familias de Acogida que se están incrementando y mejorando en la mayoría de los países, y los programas de trabajo con familia. En ese contexto, también son importantes los programas de descentralización y fortalecimiento de los espacios locales, lo que permite acercar las políticas de protección a las familias e ir generando una mayor participación.

Sin embargo es importante insistir en la necesidad de un cambio cultural, que efectivamente se asuma por parte no solo de las instituciones, sino de la población en su conjunto, que se vaya instalando un enfoque de derechos, que sea capaz de incorporar en las relaciones vinculares la consideración del interés del niño y la niña. Eso significa difusión de los derechos, comprensión de lo que significa el enfoque de derechos y un adecuado monitoreo. Las urgencias de responder a las graves vulneraciones de derechos como el abuso sexual, el comercio y explotación sexual, el maltrato severo, entornos con altos niveles de violencia, entre otras vulneraciones, ha postergado priorizar la inversión e implementación de programas de promoción de los derechos y prevención de la vulneración. Las defensorías de la niñez y los institutos de Derechos humanos están jugando un importante rol en esta tarea.

¿Existen datos de cómo el Covid 19 y los largos periodos de confinamiento están impactando la interacción entre adultos y niños al interior de las familias?

La información es aún incipiente por las dificultades de obtener datos precisos considerando que en muchos países de la región aún siguen las medidas de confinamiento, el no acceso a las escuelas y a los programas de salud como el control de niños sanos, vacunaciones etc. Esto dificulta tener acceso a los niños y niñas especialmente los más pequeños. Sin embargo, la poca información que se da por los "Fonos de ayuda" que tienen diferentes instituciones, en donde se evidencia un aumento de la violencia de género en la pareja, un aumento de niños y niñas testigos de violencia de género y un aumento de petición de ayuda por situaciones de maltrato y abuso. Paralelamente los índices de denuncia han disminuido significativamente, por la dificultad de poder realizarla o por la falta de acceso de otros adultos (personal de salud, de educación y de la comunidad) a los niños y niñas. Esto significa que están expuestos a un mayor riesgo, en la medida que aumenta la violencia y disminuyen las posibilidades de intervención de terceros como forma de protección.

    < VOLVER
     
 
       

Entrevista a Lizeth Orozco: Buen Trato y Salud emocional en Pandemia

   
 

Lizeth Orozco Pertúz, es Psicóloga, Magíster en Psicología Clínica, especialista en salud emocional académica de la Universidad del Norte de Colombia, y terapeuta infantil.

¿Por qué el buen trato con los niños y niñas es importante para su salud emocional?

El buen trato constituye un sistema de acciones que se orientan a la salud mental de los niños y niñas, pues representan desde el adulto una forma de permitirle expresar sanamente sus emociones, entender su significado y la concepción de que estas forman parte de cada ser humano, colaboran en el desarrollo de la personalidad, promueven la socialización y la adaptación al medio. El buen trato en la infancia conlleva entonces, la presencia activa de los padres, cuidadores y otros adultos importantes; en una crianza respetuosa y responsable. Cuando en los niños y niñas se genera un equilibrio en sus estados emocionales, con adultos que comprenden y buscan el bienestar emocional, disminuyendo el maltrato, y generando herramientas para su sana expresión, podemos decir que se promueve la salud emocional.

¿De qué forma la pandemia ha impactado en las interacciones entre los adultos y los niños y niñas?

En este punto existen como en todo, dos versiones: los adultos que han tenido tiempo de ver la realidad del mundo infantil del que sus hijos forman parte y se han dado el permiso ante la necesidad inminente de actuar y ver que necesitan a alguien que los contenga y sostenga afectivamente, así como poder entender que todos forman parte de una familia y atraviesan por esta situación.

Por otro lado, está el adulto que se ha ocultado a querer ver, ante la realidad del hijo que tengo versus la caída del ideal de hijo, otros padres se han alejado y han dejado a sus hijos inmersos en el mundo digital, sin entender cómo se consumen y sin poder analizar los beneficios que tiene para mí como padre poder sentirme acompañado durante estos tiempos de crisis.

Para algunos adultos las interacciones se volvieron más afectivas, pues encontraron en sus familias la “mano amiga” en tiempos de pandemia; mientras que tristemente en otros casos, los niños y niñas quedaron a merced de un adulto que siempre es mejor que esté lejos de ellos; por sus representaciones de violencia, maltrato, abuso, que empañan el mundo afectivo en la infancia.

 
 

¿Qué consecuencias puede tener el confinamiento en el desarrollo socioemocional de los niños y niñas en el corto y mediano plazo?

Las consecuencias de los efectos del proceso de confinamiento en los niños y niñas tanto a corto como a mediano plazo dependerán, en cierta medida, de los recursos que activen los padres, maestros, cuidadores y familiares para hacer cambiar la creencia de un mundo inseguro y carente de espacios donde el niño y la niña tenían cabida.

En estos tiempos los niños y niñas perdieron la capacidad de creer en el mundo como un lugar saludable y seguro, por ello muchos de ellos pueden experimentar temores, ansiedad y dificultades en la socialización.

Es probable que los recursos emocionales de la infancia que la hacen tan adaptativa permitan que en ellos se logre dar paso rápidamente a un proceso de desarrollo; donde la socialización, el recuento de experiencias, la educación emocional, el uso de la palabra, el juego, el uso del cuerpo como mecanismo de expresión y liberación emocional, gestionen pasos a promover su salud mental para aplacar los efectos de esta pandemia en ellos.

Es posible también, que si en casa la dificultad del niño o niñas de expresar sus emociones fue un problema frecuente, ante la saturación de actividades o desde el otro polo, la falta de ellas, la proyección de la rabia se dé en espacios como la escuela.

Las sensaciones de abandono, alejamiento y rechazo son frecuentes; desde el niño o la niña que celebró su cumpleaños en pandemia y se siente triste pues piensa que sus amigos no quisieron ir a verlo; para ellos entender que un enemigo invisible acabó con su estilo de vida casi completamente no es algo tan fácil de entender, y hacia allá deben ir los esfuerzos de las centros educativos, la pandemia nos enseñó que los conocimientos y el fortalecimiento de la cognición son importantes, pero las herramientas para la vida garantizan la supervivencia.

¿Qué recomendaciones podemos hacer a padres, madres y cuidadores, para mantener interacciones saludables basadas en el buen trato con los niños y niñas en el contexto de pandemia actual?

Es importante que ambos encuentren espacios para poder conocer el mundo de cada uno de los integrantes de la familia; ver la novela con mamá, ver el futbol con papá, ver la serie animada o la película favorita con sus hijos, reconocer el valor de la importancia de cada miembro de la familia, generar empatía con los enfermos y sus familias en cualquier parte del mundo, organizar rutinas donde cada uno tenga una rol, fomentar el uso de la palabra, promulgar espacios para analizar casos y enseñar al niño y la niña a enfrentar las situaciones teniendo opciones para responder ante determinados hechos, crear espacios donde el niño y la niña se sientan importantes y potenciar sus habilidades, tratar de crear historias para favorecer el uso de la imaginación y el lenguaje, disminuir el uso de aparatos electrónicos y promover interacciones reales por encima de las virtuales, entre otras, podrían contribuir de manera importante a mantener interacciones saludables basadas que permitan un buen trato hacia los niños y niñas.

        <VOLVER
 

CUIDADO Y PROTECCIÓN

 
       
         
       
         
       
         
         
       
 < VOLVER        
 

AUTOESTIMA

 
       
         
       
         
       
         
         
       
 < VOLVER        
 

EDUCACIÓN

 
       
         
       
         
       
         
         
       
 < VOLVER        
 

AUTONOMÍA

 
       
         
       
         
       
         
         
       
< VOLVER        

Pie de página
La OEI utiliza cookies propias y de terceros para fines funcionales y analíticos.

Pulsa el botón Aceptar para confirmar que has leído nuestra Política de cookies y aceptar todas las cookies. Para administrar las cookies haz click en Configurar. Para deshabilitar todas las cookies haz click en Rechazar.